En la cuerda floja

con No hay comentarios

Ahora, antes de escribir esta entrada, me he puesto a ver fotos y vídeos de hace un año y a leer lo que poníamos en el antiguo blog. Cuando todavía eramos cuatro locos con una furgoneta intentando llevar acabo lo imposible. La aventura ha dado un giro radical. La furgoneta se vendió y aquí ando preparado ara empezar mi aventura mañana día 1 de Mayo de 2015. En solitario y a pie… pero con mas ganas que nunca.

No, ningún comienzo fue fácil y nosotros lo hemos podido comprobar. Un proyecto tan ambicioso como el que nos propusimos en su día ha sido duro de emprender. Pero no importa, precisamente lo que importa es que lo emprendimos y de ahí solo pueden salir cosas buenas. Gon y Javi por su lado, a 30 de abril del 2015, están ya en Nepal y las historias y fotos que nos llegan de sus aventuras en Abriendo Huella son la prueba de que merece la pena darlo todo para perseguir un sueño. Y en este caso vivirlo.

Por mi parte, aquí en Madrid, Tierra a a Vista se ha convertido en un proyecto de gran importancia personal. Y este blog, espero se convierta en el reflejo de mi aprendizaje durante la que seguramente va a ser una gran etapa de mi vida.  Solo la preparación del viaje y la perseverancia y determinación por emprender el proyecto me esta enseñando mucho, aun cuando todavía no he dado el ni el primer paso ahí fuera. Ya dijo Lao Tse que un viaje de mil leguas se empieza con el primer paso. A mi juicio es ese primer paso precisamente el que es mas difícil de dar. La sensación de tener un objetivo tal, como es dar la vuelta al mundo, asusta por infinidad de razones y la adrenalina que produce cuando te paras a pensarlo me ha llenado durante todos estos meses de energía e impaciencia por saber que será de este viaje y que será de mi. A día de hoy estoy mas motivado que nunca, he trabajado duro para dar forma al proyecto, he ahorrado lo que podido y me he preparado físicamente lo mejor posible para escalar, bucear y echarme a la espalada todos los kilómetros que el cuerpo aguante.

Las aventuras mas grandes que tuvieron finales felices, al final son recordadas no por los estrepitosos comienzos sino por la determinación y la lucha y los logros de sus protagonistas por seguir adelante. No es que que vaya a ser protagonista de una aventura épica pero si seré el protagonista de un viaje que espero será la gran aventura de mi vida. Nunca es tarde para perseguir un sueño y es difícil de decir cuanto merece la pena trabajar y sacrificar por conseguirlo pero, es en el camino a conseguir lo que te propones cuando mas feliz te sientes, así que respondería que merecería la pena todo el esfuerzo y sacrificio del mundo.

Empieza la aventura

Este post da el pistoletazo de salida a esta aventura una vez mas. Totalmente renovada pero con el mismo espíritu de aprender y mejorar. Para mi, Tierra a la vista son esas ganas de explorar tierras que la vista alcanza a ver solo cuando salimos a lo desconocido, lo salvaje o lo espiritual. Las ganas de ver y experimentar lo diferente y lo nuevo. Las ganas de perderse para encontrarse y conocerse uno mismo. Así que siendo este el ideal, el objetivo será explorar el mundo, descubrir sus maravillas, conocer sus gentes y hacer lo que mas me gusta… viajar, escalar y bucear.

Después de esta reflexión, la cual quizás no tiene mas razón de ser que convencerme a mi mismo, creo  puedo asegurar que toda persona que se plantee un gran viaje con lo que ello supone, se siente en algún momento del camino un poco como en la cuerda floja… dando pasos hacia adelante pero guardando el equilibrio. Aveces, es dificil tomar decisiones que sabes tienen consecuencias tan significativas. No se, también se hace mas emocionante la vida cuando decidimos vivirla en la cuerda floja, jeje.

Dejar un comentario