Un viaje de mil millas comienza con el primer paso

con No hay comentarios

La cosa se alargo un dia mas. Me quedaban por arreglar un par de cosas y al final no salí el 1 de Mayo como habia planeado. Aquel día ne cambio, fui a tomarme una cerveza y despedirme de algunos amigos que me quedaban por ver. Mañana me voy a dar la vuelta al mundo! bueno… al menos a intentarlo. Que menos que una birra para despedirme.

El mochilero y su mochila

Todo estaba preparado. Unos 20 kilos de mochila sin contar agua y comida cuando tuviera que cargarla. Poca ropa en general y algo de ella térmica y de abrigo, cámaras, ordenador, equipo para cocinar y el material de escalada incluyendo un crashpad tamaño maletín.

Sorpresa inesperada que lo cambiaba todo

Serian alderredor de las 2:00 de la mañana llegue a casa. Mi padre me estaba esperando todavía despierto, me dijo que tenia que hablar con migo un momento. Pensé que era algo importante o algo grave. Mis padres ya estaban acostumbrados a que hiciera mis viajes pero nada que ver con este proyecto. Nos sentamos en la cocina y mientras me servia una taza de té iraní mi padre dijo:

– Oye, ¿Porque no te llevas el coche?-

Mi primera reacción fue decir que no. No quería tal responsabilidad y problema. El coche supondría una ventaja pero también un gasto. Después de un rato sopesando los pros y los contras del asunto llegamos a una conclusión. He de reconocer que no estaba seguro de que fuese una buena idea pero al final decidimos que me lo llevaría y lo trataría de vender en Turquía o donde fuera que pudiese. El coche me ayudaría en la primera etapa del viaje por Europa dándome total independencia. Gracias a el podía cargar comida y agua, y siempre tendría un lugar donde dormir si no pudiese poner la tienda de campaña. Ademas tendría la libertad de acampar durante días en el mismo sitio. Cosa que seria de gran utilidad para escalar.

Primeros pasos

Así empezó mi viaje. En coche (un Opel Corsa del 2004) y junto a Patricia (mi pareja). El día 2 de Mayo emprendimos camino a la que seria la primera para del viaje nuestro querido y adictivo Albarracin. Allí pasamos unos días tranquilos, disfrutando del lugar y escalando con amigos, Monica, Luis, Nacho y Elias. Después de unos días nos despedimos sin sacarnos una foto juntos como es costumbre en nuestro grupillo jajaja (somos unos desgraciaos), ellos se marcharon de vuelta a Madrid y nosotros nos quedamos un día mas.

A la mañana siguiente pusimos rumbo al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido en el Pirineo Aragonés. El lugar no nos pudo gustar mas. El segundo día hicimos la ruta de la cola de caballo que nos dejo unas fotos muy bonitas y la piernas bien cansadas. Tres días haciendo rutas, viendo paisajes y disfrutando del relax que dan los pirineos nos dejaron con ganas de volver. Y volveremos.

Solo

De Ordesa, para no perder las buenas costumbres fuimos a visitar a Jacob en Arenys de Mar igual que lo haríamos Gon, Javi y yo cuando empezamos el viaje con la furgoneta.  Esos días los utilizamos para ver amigos (Juanxo, Alvaro y Vivi) en Barcelona y  también despedirnos nosotros, ya que patricia volvía a Madrid y yo empezaba la aventura en solitario. Solo pero acompañado del coche, mis horas muertas, todos mis bártulos, mis libros y mis kilómetros por hechos.

Gracias a todos por acompañarme este breve trocito de aventura, con mas de uno todavía me faltan mas kilómetros por recorrer juntos en esta misma travesía.

Una vez solo, quedaba una jornada mas en casa de Jacob para poner a punto el coche. Con todo listo al día siguiente puse rumbo a Sadrenes en Gerona. Allí viven ahora mismo Marià y Viole en una masía tranquila y bonita, sin duda un lugar especial. Os doy todo el apoyo desde aquí, animo con la casa porque es un proyectazo.  Fuimos a pasar el día a un cañón, escalamos y nos bañamos en el río. El día 13 de mayo me despedí de ellos y comenzó de manera oficial mi periplo por el mundo al salir de España. Tardé unas 4 horas en llegar a la frontera con Francia después de ir bien despacio por el puerto y hacer múltiples paradas aveces para descansar, aveces para mirar el paisaje y aveces para hacerme a la idea de lo que estaba apunto de hacer.

En España di el primer paso de mi viaje de mil millas que sin duda ha sido el mas duro de todos. No esta historia que cuento aquí…no. Este pequeño relato hasta salir del país que me ha visto nacer visitando amigos, escalando o viendo paisajes. El primer paso fue todo lo que hice antes de arrancar el coche en Madrid. Todo merece la pena por estar hoy donde estoy y lo que me queda por vivir.

Bienvenido al mundo Tierra a la Vista.

Dejar un comentario